Filósofas y científicas                     sabuco

 

 

Nombre

Época

Actividad

Aspasia

Clásica griega

filósofa y médica

Teano

Clásica griega

filósofa

Perictione

Clásica griega

filósofa

Hipatia

Clásica romana

filósofa y científica

Hildegarda de Bingen

Edad Media

médica

Trótula de Salerno

Edad Media

médica

Oliva Sabuco

s. XVII

filósofa y médica

Margaret Cavendish

s. XVII

filósofa y científica

Anne Finch

s. XVII

filósofa

Maria Sybilla Merian

s. XVII

naturalista

Mary Wortley Montagu   

s. XVIII

médica

Mary Anning

s. XIX

geóloga

Maria Emma Smith

s. XIX

naturalista

Mary Somerville

s. XIX

física

Augusta Ada Byron Lovelace

s. XIX

matemática

María Mitchell

s. XIX

astrónoma

Sonia Kovaleskaia

s. XIX

matemática

Henrietta Swan Leavitt

s. XX

astrónoma

Elizabeth Blackwell

s. XX

médica

Annie Jump Cannon

s. XX

astrónoma

Marie (Skłodowska) Curie

s. XX

física

Mileva Maric

s. XX

matemática

Emmy Noether

s. XX

matemática

Margaret Mead

s. XX

antropóloga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Realizado por:

Llanos Rodríguez de Vera Hernández. 2º bach. 

Ricardo González López. Profesor

 

  Opinión personal de Llanos Rodríguez: Elegí este trabajo por que me pareció interesante saber algo mas sobre las mujeres que verdaderamente han influido en la Ciencia y la Filosofía. Aunque la búsqueda ha sido bastante costosa, ahora puedo decir que realizar este trabajo me ha gustado. Aunque durante el desarrollo se puede ir viendo como las mujeres desde la antigüedad han intentado demostrar que merecen los mismos derechos que un hombre, el trabajo para llegar hasta el día de hoy, en el que casi tenemos los mismos derechos, ha sido bastante duro. Pienso sinceramente que se debería conocer mucho mas algunas de estas mujeres porque en realidad fueron destacadas filósofas y científicas.

 Fuentes:

Solsona I Pairo, Nuria.- Mujeres científicas de todos los tiempos. Editorial Talasa,  1997

www.nodo50.org/mujeresred/seminario_filosofia_y_genero  

www.nodo50.org/mujeresred/historia-ee-fb1  

www.geocities.com/athens/parthenon/8947/autoras3  

www.agnesscott.edu/lriddle/women/chronol.htm  

www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/logos/comunicarte/2004/agosto  

www.astr.ua.edu/4000WS/4000WS.html  

www.ifhas.de/halhalhal/hallunken/dc_erxleben/texterx.htm  

http://search.eb.com/women/browse?browseId=248524  

http://html.rincondelvago.com/ciencia-y-mujeres.html  

http://www.geocities.com/fdocc/blackwell.htm

 

 PREHISTORIA

     Para la época de Cromagnon, las mujeres ya fabricaban joyería y mezclaban cosméticos, fue el origen de la ciencia química. Las mujeres siempre  han sido curanderas, cirujanas y parteras. Como recolectoras descubrieron las propiedades medicinales de las plantas y aprendieron a secar, almacenar y mezclar las sustancias vegetales. Gracias a la experimentación y a la observación cuidadosa descubrieron cuáles hierbas eran un tratamiento efectivo para diferentes enfermedades. Se puede afirmar que hubo pocos adelantos en la ciencia médica desde la botánica prehistórica que experimentaban con hierbas y raíces, hasta el descubrimiento de las sulfas y los antibióticos en el siglo XX. 

     A partir del 6000 a.C. el desarrollo de la agricultura acelera el ritmo de las innovaciones tecnológicas. Algunos milenios después, los pueblos del Mediterráneo, de la India y de la China darán origen a sociedades complejas y organizadas, basadas en la industria y el comercio, en las que actividades como la observación de los astros y la definición de sistemas de peso y medida adquieren cada vez mayor importancia. Con la historia escrita, el papel de las mujeres en la ciencia y la tecnología inicia su decadencia, pero la memoria de las primeras científicas sobrevive en la tradición religiosa y en los mitos, transmitidos, de generación en generación, hasta nosotros.

   

ÉPOCA CLÁSICA GRIEGA

      Son varios los factores que se han de tener en cuenta para valorar la posición relativa de las mujeres en cualquier sociedad, pero podemos citar dos fundamentales:

1º.- Conocer su relación o capacidad de acceso a la educación en un determinado momento de la historia.

2º.- La opinión que la sociedad tuviera sobre las mujeres y sobre lo que significa ser mujer.

      Algunas mujeres tuvieron acceso desde el primer momento a participar en actividades como la filosofía. Para analizar esta situación nos interesa conocer la situación de las mujeres en Grecia, porque se considera el legado de nuestra sociedad, nuestras costumbres, nuestro pensamiento, etc. Todo esto ya se planteaba en la filosofía  griega, por ejemplo, el destino y el papel de las mujeres en la sociedad.

      Las corrientes historiográficas mas clásicas, determinan que en Grecia y Roma las mujeres estaban menos valoradas que los hombres. La opinión dominante en el mundo antiguo era que cuanto menos se hablase de una mujer, tanto mejor. 

     En el año 800 antes de nuestra era, hubo un momento en que las mujeres se movieron libremente por la sociedad y compartieron las discusiones filosóficas con los hombres. Posteriormente perdieron su prestigio, el cual recuperaron con la guerra del Peloponeso, debido a la ausencia de hombres estas volvieron a participar activamente en la ciencia la filosofía y el arte.

          La alfabetización  fue un privilegio de algunas de ellas. En algunas ciudades, como Esparta, a partir de un determinado momento estaba prevista la educación de las niñas.

      Un grupo de mujeres, las hetairas o cortesanas, no tuvieron obstáculos para acceder al conocimiento, viviendo en Atenas estas mujeres no eran atenienses, por ello al no tener la condición de ciudadanas no estaban sujetas a las leyes de la ciudad, lo que les permitía estudiar  todas las artes, las nuevas especulaciones filosóficas, etc. 

(GIF) 

Agnodice

     En la Grecia Clásica las mujeres vivían en un estado de difícil segregación, legitimada además por la opinión difundida, y suscrita por voces autorizadas como la de Aristóteles, de la inferioridad básica del sexo femenino. Algunos nombres han llegado hasta nosotros, como los de la astrónoma Aglaonice de Tesalia, autora de tratados y profesora de ciencias naturales, o de Agnodice, famosa en el campo de la medicina y la obstetricia pero también por haber sido protagonista de una de las primeras rebeliones femeninas. En los s.V y IV  a.C se organizo en Atenas un cierto movimiento de emancipación femenina, el cual quedó recogido en obras como Medea de Euripides y La Republica de Platón.

 

 

 

Aspasia de Mileto 

Aspasia

     Entre las muchas mujeres que escribieron sobre ginecología y obstetricia, las más importantes son Aspasia y Cleopatra. Los textos de estas mujeres fueron los más importantes escritos femeninos de medicina hasta la obra de Trótula en el siglo XI.

      Según Platón, Aspasia formó parte de los círculos intelectuales y políticos de su tiempo fue una experta en retórica.  El origen jonio de Aspasia pueden explicar tanto su estilo de vida libre como su formación intelectual.

      Aspasia fue esposa de Pericles y profesora de retórica en el circulo del mismo. Se dice que escribió la famosa oración fúnebre de Pericles del año 430, y aparece en los Diálogo de Platón como maestra de Sócrates. Esquines, en su dialogo socrático "Aspasia" la menciona como maestra sofista.

      Aspasia aunaría los roles de esposa y de hetaira, dado que solo por este estatus, podía incorporarse a los círculos masculinos de la sociedad ateniense; también fue maestra de oratoria, según se puede leer en el Menexeno de Platón.

      Finalmente fue sometida a un proceso de impiedad; en torno a ello podemos suponer que se desarrollo el incipiente movimiento de emancipación femenina.

   

 

Aspasia enseñando la danza a Sócrates, de Dante Gabriel Rossetti (1864)

 

     statue purported to be of Aspasia

 

  

Pericles y Aspasia en el estudio de Fidias

 

 

 

Escuelas pitagórica, platónica, cínica y epicúrea

      Para reconstruir la historia de las filosofas hay que prestar una atención especial a la situación de las escuelas filosóficas en la antigüedad. Solo las hijas de los filósofos se educaban de acuerdo con el ambiente en el que vivían, y algunas de ellas fueron mujeres cultas y brillantes.

      Según la escuela pitagórica, la forma de vida mas pura se puede definir como la filosófica. La filosofía pitagórica da mucha importancia a la paideia, la educación que contribuye a la mejora de los seres humanos. De acuerdo con estos planteamientos la mujer debía apoyarse en su propio buen sentido, su juicio, su prudencia, etc..,  Además, el cultivo de las artes útiles iba acompañado de un rigor intelectual y del lenguaje. Cuanto mas inteligente y culta fuera una mujer mejor desarrollaría su papel de esposa y madre. 

     La educación recibida en la escuela permitió  a Teano, la mujer de Pitágoras a sus hijas y a sus condiscípulas hacer poesía, matemáticas o psicología. Se han identificado textos de Teano, de Perictione y otras mas.

 

 

Teano

         Teano nació en Crotona, fue discípula de Pitágoras y se casó con él. Enseñó en la escuela pitagórica. Se conservan fragmentos de cartas y escritos que prueban que fue una mujer que escribió mucho, pero solo se conservan fragmentos, como el de la obra Sobre la Piedad, donde reflexiona sobre el número de acuerdo con la concepción de la escuela pitagórica.  Se le atribuyen otros tratados sobre los poliedros regulares y sobre la teoría de la proporción, en particular sobre la proporción áurea.

      Después de la rebelión contra el gobierno de Crotona, a la muerte de Pitágoras,  Teano pasó a dirigir la comunidad, con la escuela destruida y sus miembros exiliados y dispersos, sin embargo con la ayuda de dos de sus hijas difundió los conocimientos matemáticos y filosóficos por Grecia y por Egipto. 

 

     

Portada del libro de Roger Scruton Perictione in Colophon (Reflections on the Aesthetic Way of Life)

    Perictione

       De Perictione se conserva un fragmento del libro Sobre la Sabiduría, donde habla de la jerarquización de las ciencias.

      Otros ejemplo  es el de Aesara de Lucania, de la cual se conserva el fragmento “Sobre la Naturaleza Humana”, donde reflexiona sobre la introspección.

 

 

     Escuela platónica

      La escuela fundada por Platón recibió el nombre de Academia. Su principal función oficial fue el culto a las musas, se tiene noticia de que en ella, en el s.IV, asistían filosofas vestidas de hombre, para realizar actividades pedagógicas en forma de lecciones o diálogos.

        

      Escuela cínica

     Mas que una filosofía, el cinismo es una forma de vida. Menospreciaba las ciencias porque no conducían a la verdadera felicidad. Entre los cínicos, en el s. IV a.C, habían también filósofas. Aunque solo nos haya llegado el nombre de Hiparquia, de la que se conservan fragmentos escritos.

   

Escuela Epicúrea

    En el Jardín Epicúreo, la presencia femenina estaba representada por Temista y Leontio. Esta escuela se caracterizó por la defensa del conocimiento a base delas percepciones inmediatas.  La sociedad no acepto a las mujeres sabias y estableció mecanismos de sanción social, exceptuando el caso de Teano (mujer de Pitágoras), el resto de las filosofas fueron marginadas.

 

 

ÉPOCA CLÁSICA ROMANA

      Las mujeres de la Antigüedad estuvieron presentes, en la tradición filosófica, en la medica, la astronómica y en la farmacológica que incluía además a las sanadoras. Podemos decir que a partir del s.I d.C, en las ciudades griegas y romanas se encuentran varios epitafios de mujeres médicas.

      El contexto romano favoreció la participación de las mujeres en la ciencia y sobre todo en la medicina. La razón es que tras la conquista de Grecia en el siglo II a.C. los romanos llevaron a Roma a varias médicas, las cuales influyeron decisivamente en el desarrollo de esta actividad en los siglos siguientes. De esta tradición quedan muchos testimonios, como las figuras de Olimpia de Tebas y Metrodora, entre otras.  Es destacable, Hipatia de Alejandría, fue la científica más famosa de la antigüedad y la única cuya vida y obra están bien documentadas.

 

 Hipatia

Hypatia

     Nació en Alejandría, Egipto en el año 370 de nuestra era y murió en esa misma ciudad en el 415. Creció en el culto ambiente alejandrino, donde ya otras científicas, como las alquimistas María "la Hebrea"  y Cleopatra  habían dejado su huella. De la madre de Hipatia no se tiene ningún dato pero de su padre se sabe que fue Teón de Alejandría,  ilustre filósofo y matemático de esa época y maestro de Hipatia desde niña. Teón era una excepción y permitió que su hija se convirtiera en mujer de Ciencia y Filosofía, algo muy inusual en un sistema social en el que las mujeres no tenían derecho a la educación y sus vidas transcurrían en los espacios privados de sus casas.

     Teón trabajaba en el Museo, institución dedicada a la investigación y la enseñanza que había sido fundada por Tolomeo, emperador que sucedió a Alejandro Magno, fundador de la ciudad de Alejandría. El Museo tenía más de cien profesores que vivían ahí y muchos más que asistían periódicamente como invitados. Hipatia entró a estudiar con ellos y aunque viajó a Italia y Atenas para recibir algunos cursos de filosofía se formó como científica en el Museo y formó parte de él hasta su muerte, llegando incluso a dirigirlo alrededor del año 400. Según refiere el historiador Sócrates Escolástico, 120 años después del terrible asesinato de Hipatia: “la belleza, inteligencia y talento de esta gran mujer fueron legendarios, superó a su padre en todos los campos del saber, especialmente en la observación de los astro”.

     Hipatia se dedicó, durante veinte años, a investigar y enseñar Matemáticas, Geometría, Astronomía, Lógica, Filosofía y Mecánica en el Museo, fue oficialmente nombrada para explicar las doctrinas de Platón, Aristóteles, etc., en la Biblioteca de Alejandría  por lo que sus compañeros la llamaban "la filósofa".. Además de la filosofía y las matemáticas, enseñó geometría, astronomía y álgebra, interesándose también por la mecánica y la tecnología práctica. Diseñó el astrolabio plano, que se usaba para medir la posición de las estrellas, los planetas y el sol. Escribió al menos 44 libros e inventó aparatos como el idómetro, el destilador de agua y el planisferio. Ganó tal reputación que al Museo asistían estudiantes de Europa, Asia y África a escuchar sus enseñanzas sobre "la Aritmética de Diofanto" y su casa se convirtió en un gran centro intelectual. Citando al historiador  Sócrates Escolástico: "consiguió un grado tal de cultura que superó con mucho a todos los filósofos contemporáneos. Heredera de la escuela neoplatónica de Plotinio, explicaba todas las ciencias filosóficas a quien lo deseara. Con este motivo, quien deseaba pensar filosóficamente iba desde cualquier lugar hasta donde ella se encontraba... pero a más de saber filosofía era también una incansable trabajadora de las ciencias matemáticas".

     Hasta nosotros ha llegado el testimonio de sus obras principales: los trece volúmenes de comentarios a la Aritmética de Diofanto, los ocho volúmenes del tratado sobre las  Coniche de Apolonio y el Corpus astronómico, tablas sobre los movimientos de los cuerpos celestes. Además como se desprende de sus dibujos de instrumentos científicos, Hipatia se ocupó también de mecánica y tecnología.

     Hipatia se convirtió en una de las mejores científicas y filósofas de su época, erudita de un conocimiento que los cristianos identificaban con el paganismo y que por tanto perseguían. Los cristianos quemaron y destruyeron todos los templos y centros griegos, persiguieron a todos los académicos del Museo obligándolos a convertirse al cristianismo si no querían morir. Hipatia se negó tanto a convertirse al cristianismo como a renunciar al conocimiento griego, a la filosofía y a la ciencia que por más de veinte años había aprendido y enseñado en el Museo. En la cuaresma, en marzo del 415, fue asesinada por un centenar de monjes encapuchados y vestidos de negro, que la sacaron de su carruaje y la arrastraron de sus cabellos hasta dentro de una iglesia. Estos asesinos despiadados, bajo el liderazgo de San Cirilo y su mano derecha Pedro el Lector, la desnudaron y allí frente al altar y el crucifijo le arrancaron la carne de sus huesos con pedazos de ostras afiladas. Después la despedazaron, arrojando finalmente el cuerpo mutilado a las llamas. Como refiere Sócrates Escolástico, historiador del s. V: "Todos los hombres la reverenciaban y admiraban por la singular modestia de su mente. Por lo cual había gran rencor y envidia en su contra, y porque conversaba a menudo con Orestes, y se contaba entre sus familiares, la gente la acusó de ser la causa de que Orestes y el obispo no se habían hecho amigos. Para decirlo en pocas palabras, algunos atolondrados, impetuosos y violentos cuyo capitán y guía era Pedro, un lector de esa iglesia, vieron a esa mujer cuando regresaba a su casa desde algún lado, la arrancaron de su carruaje; la arrastraron a la iglesia llamada Cesárea; la dejaron totalmente desnuda; le tasajearon la piel y las carnes con caracoles afilados, hasta que el aliento dejó su cuerpo; descuartizan su cuerpo; llevan los pedazos a un lugar llamado Cinaron y los queman hasta convertirlos en cenizas”.

  No se sabe con certeza si San Cyrilo ordenó directamente el asesinato perpetrado por sus monjes, o si se limitó a instigarlo y crear el clima propicio. Orestes informó del asesinato y solicitó a Roma que se iniciara una investigación, pero luego renunció a su puesto y huyó de Alejandría. La investigación se pospuso repetidas veces por "falta de testigos" y más tarde Cyrilo proclamó que en realidad Hipatia estaba viva en Atenas. Cyrilo fue canonizado y elevado a santo. El brutal asesinato de Hypatia marcó el final de la enseñanza platónica en Alejandría y en todo el Imperio romano.

 

 

 

 

Hypatia - mathematician of alexandria - as she was imagined upon her murder by a victorian painter.

Diversas representaciones de Hipatia

 

        Al asesinar los cristianos a Hipatia asesinaron a una mujer, a una matemática y filósofa, la primera en la historia y la más notable de su época; pero no pudieron asesinar el pensamiento filosófico y matemático griego ni el ideal de emancipación de la mujer. Hipatia pagó con la muerte su papel simbólico de sabiduría y autoridad femenina, en un mundo en el que la fuerza del cristianismo era cada vez mayor y en el que las mujeres no debían hablar en las asambleas ni en los lugares de culto, y mucho menos enseñar en las escuelas.

 

arriba

filósofas y científicas

monografías

portada