Violencia contra la mujer     sabuco

 

Rosa Maria Sarrió Díaz                        

Ana Esparcia García

 

Fuentes:

http://agora.ya.com/guiarecursos/index.htm (autora Diliana Castejón)

http://www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=2203 (autora Gisela Ortega)

http://www.ondasalud.com/edicion/noticia/0,2458,5548,00.html

http://www.malostratos.org

http://www.letrascanciones.org

 

 

 Concepto de violencia doméstica

 

Hasta hace poco el concepto de violencia dentro del núcleo familiar era difuso y controvertido, ya que algunos actos que hoy son considerados agresiones, antes eran plenamente aceptados socialmente. Sin embargo, el aumento de la participación de la mujer en la vida social y laboral, junto con las políticas de educación igualitaria, ha permitido que salgan a la luz casos de maltrato físico y psicológico que hasta entonces habían permanecido escondidos en el seno familiar o de la pareja.

La Declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, elaborada el 20 de diciembre de 1993, define este tipo de agresiones como todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como privada.

 

 

Tipos de agresiones

 

Abuso físico: Se ejerce mediante la fuerza física en forma de golpes, empujones, patadas y lesiones provocadas con diversos objetos o armas. Puede ser cotidiana o cíclica, en la que se combinan momentos de violencia física con periodos de tranquilidad. En ocasiones suele terminar en suicidio u homicidio. El maltrato físico se detecta por la presencia de magulladuras, heridas, quemaduras, moratones, fracturas, dislocaciones, cortes, pinchazos, lesiones internas, asfixia o ahogamientos.

 

 

Abuso sexual: Este tipo de abuso es difícil de demostrar a menos que vaya acompañado por lesiones físicas. Se produce cuando la pareja fuerza a la mujer a mantener relaciones sexuales o le obliga a realizar conductas sexuales en contra de su voluntad. Los principales malos tratos sexuales son las violaciones. También son frecuentes los tocamientos y las vejaciones.

Abuso psicológico: Los factores que influyen en el abuso psicológico son muy variados: emocionales, económicos, sociales, etc. La mujer se ve dominada por el varón, quien la humilla en la intimidad y públicamente, limita su libertad de movimiento y la disposición de los bienes comunes. Resulta complicado detectar este tipo de abuso, aunque se evidencia a largo plazo en las secuelas psicológicas. En este caso la violencia se ejerce mediante insultos, vejaciones, crueldad mental, gritos, desprecio, intolerancia, humillación en público, castigos o amenazas de abandono.

La gravedad de estos abusos varía en virtud del grado de violencia ejercida sobre la mujer y normalmente se combinan varios tipos de abuso, ya que dentro del maltrato físico siempre hay un maltrato psicológico.

 

 

Psicología de la victima

 

Aunque no existe un perfil único de mujer maltratada, existen una serie de características comunes en todas las víctimas: el abuso se inicia entre los 17 y 28 años; en la mitad de los casos hay antecedentes de episodios depresivos previos al abuso, y la dependencia o tendencia a establecer relaciones asimétricas con el otro sexo, aceptando reglas patriarcales en la relación.

Es probable que la mujer haya sufrido malos tratos en la infancia y haya desarrollado una baja autoestima y una alta tolerancia a la violencia, ya que se trata de un modelo aprendido anteriormente.

 El abuso sexual dentro de la pareja es cualquier contacto realizado contra la voluntad de la mujer desde una posición de poder. Sin embargo, las mujeres tienden a minimizar este problema porque creen que los hombres tienen unas necesidades que deben satisfacer a su manera. Por ello la mayor parte de las denuncias se refieren a los golpes recibido pero no denuncian la violencia sexual. Para las víctimas la violación es un acto que se produce entre dos personas desconocidas.

El maltrato continuado genera en la mujer proceso patológico de adaptación denominado "Síndrome de la mujer maltratada". Este síndrome se caracteriza por:

Indefensión aprendida: Tras fracasar en su intento por contener las agresiones, y en un contexto de baja autoestima reforzado por su incapacidad por acabar con la situación, la mujer termina asumiendo las agresiones como un castigo merecido.

Pérdida del control: Consiste en la convicción de que la solución a las agresiones le son ajenas, la mujer se torna pasiva y espera las directrices de terceras personas.

Baja respuesta conductual: La mujer decide no buscar más estrategias para evitar las agresiones y su respuesta ante los estímulos externos es pasiva. Su aparente indiferencia le permite autoexigirse y culpabilizarse menos por las agresiones que sufre pero también limita de capacidad de oponerse a éstas.

Identificación con el agresor: La víctima cree merecer las agresiones e incluso justifica, ante críticas externas, la conducta del agresor. Por otra parte, la intermitencia de las agresiones y el paso constante de la violencia al afecto, refuerza las relaciones de dependencia por parte de la mujer maltratada, que empeoran cuando la dependencia también es económica.

 

Rasgos de la victima:

 

·  Cree todos los mitos acerca de la violencia doméstica.

·  Baja autoestima.

·  Se siente culpable por haber sido agredida.

·  Se siente fracasada como mujer, esposa y madre.

·  Siente temor y pánico.

·  Falta de control sobre su vida.

·  Sentimientos encontrados: odia ser agredida pero cree que le han pegado por su culpa, que se lo merecía.

·  Se siente incapaz de resolver su situación.

·  Cree que nadie le puede ayudar a resolver su problema.

·  Se siente responsable por la conducta del agresor.

·  Se aísla socialmente.

·  Riesgo de adicciones.

·  Acepta el mito de la superioridad masculina.

·  Teme al estigma del divorcio.

 

 

Psicología  del agresor

 

El agresor es una persona con valores tradicionales y una ideología patriarcal conservadora y sus creencias culturales le capacitan para el ejercicio de la violencia. En ocasiones su nivel cultural o su origen socioeconómico es inferior al de su pareja, por lo que intenta restablecer el equilibrio controlándola.

Generalmente tiende a relacionarse con todas las mujeres de la misma manera y su violencia es reincidente. Esto permite identificar ciertos factores de riesgo: haber sufrido maltrato en la infancia; tener antecedentes de conducta violenta contra objetos o animales en la adolescencia; y contra otras mujeres en la edad adulta pueden identificar la existencia de un potencial agresor. Sin embargo, es imposible generalizar, ya que no existen estudios de hombres no violentos con antecedentes de violencia familiar.

Si bien la situación en el seno familiar es insostenible, las relaciones interpersonales fuera del núcleo familiar son excelentes y suele ser una persona reconocida públicamente como buena.

Tiene baja autoestima y una imagen negativa de sí mismo. Se siente miserable y fracasado como persona. Además, suele ser patológicamente celoso. Por ello, gran parte de los actos violentos se inician por la percepción errónea de una infidelidad o de que alguien le quita el afecto de su mujer.

La violencia es una forma de afirmarse y no perder el control sobre su entorno, o de compensar un poder del que carece fuera del hogar.

Cada intento de abandono es interpretado por el agresor como un auténtico fracaso e intenta volver a conquistarla por la fuerza o generarle compasión, amenaza con suicidarse y simula enfermedades.

Otra característica del agresor es el aislamiento emocional. Nunca habla de sus sentimientos y es reservado. Sin embargo, todos los rasgos descritos anteriormente no permiten describir al maltratado como un enfermo mental.

En cuanto al agresor homicida, la muerte de la víctima se produce tras años de abusos y actos violentos continuados. El desenlace fatal es más frecuente cuando la víctima se ha separado o ha decidido hacerlo, o ante una supuesta infidelidad, que en este contexto supone cualquier intento de la mujer de establecer una relación afectiva.
 
En ocasiones los hombres se someten a una terapia psicológica para corregir la situación. Sin embargo, el éxito en la recuperación es muy bajo "porque no reconocen que su conducta es mala, ni que tengan que cambiar nada. Creen que la mujer es la responsable de la situación, y lo principal para iniciar un tratamiento de este tipo es admitir las responsabilidades".

 

Rasgos del agresor:

 

·  Capacidad para tolerar frustraciones o situaciones de estrés.

·  Celos.

·  Teme que su mujer le abandone y la atemoriza.

·  Fue maltratado o presenció comportamientos violentos en la niñez.

·  Utiliza el sexo como un acto de agresión.

·  A veces presenta una doble personalidad: amabilidad y violencia alternativas.

·  Cree en la supremacía del hombre y los roles sexuales estereotipados.

·  Mantiene una relación de dependencia con la víctima.

·  Utiliza el alcohol como excusa para agredir.

·  Baja autoestima: necesita validar su ego a través de su esposa.

·  No cree que su conducta sea violenta.

·  Aísla a su pareja para controlarla.

 

 

 

MITOS Y ESTEREOTIPOS EN LA BASE DE LA VIOLENCIA

Los estereotipos son aquellas ideas que el grupo obtiene a partir de unas pautas, patrones y modelos culturales propios. Es una imagen asimilada por el individuo, algunas veces inconsciente, simplificada e incluso caricaturizada de alguna realidad social.

Los estereotipos intentan generalizar cada sexo, fijan unas ideas de como ha de ser el comportamiento “típico”, que pretende definir la “masculinidad” o la “feminidad”.

A continuación podemos ver algunos ejemplos de estereotipos acerca de cómo deberían ser las características masculinas y femeninas:   

 

    HOMBRES

 

    MUJERES

 

- Activos, fuertes y dominantes

- Poco emotivos y duros

- Ocultan sus sentimientos

- Desordenados y ruidosos

- Tienen instinto agresivo

- Aptos para dirigir  

- Saben de todo

- No entiende de faenas domésticas  

- Se preparan para ganarse la vida

- Racionales y seguros

- Utilizan la inteligencia 

- Se sienten ganadores

- Tienen iniciativa

 

- Pasivas, débiles y dependientes

- Emotivas y manipulables

- Expresan sentimientos y lloran

- Ordenadas y silenciosas

- Tienen instinto maternal

- No son aptas para dirigir

- No están informadas, no saben nada

- No entienden de cuestiones sociales

- Se preparan para casarse

- Irracionales e inseguras 

- Utilizan su cuerpo

- Se sienten víctimas

- No tienen iniciativa

Si alguien cree que los estereotipos no tienen vigencia, hoy en dia, sólo hace falta que ponga la televisión y verá los diferentes estereotipos que promulga la sociedad de la mujer y el hombre, especialmente, en la publicidad.

Los estereotipos son muy negativos, y por este motivo, es necesario que madres, padres, maestros/as, instituciones, medios de comunicación, etc., eviten transmitir esta nefasta educación.

 

La violencia contra la mujer en las letras de las canciones

Con nuestro estudio, sobre el tema  que a este trabajo pone titulo, hemos encontrado que no solo la gente cotidiana refleja actos de poner fin a este infernal peligro, sino que muchos artitas ponen en sus voces letras que sin duda alguna reflejan este tipo de daño físico y psicológico:

 

Bebe:  “Malo”

 

Apareciste una noche fría,
con olor a tabaco sucio y a ginebra,
el miedo ya me recorría
mientras cruzaba los deditos tras la puerta.
Tu carita de niño guapo
se la ha ido comiendo el tiempo por tus venas,
y tu inseguridad machista
se refleja cada día en mis lagrimitas.

Una vez más no por favor
que estoy cansá y no puedo con el corazón,
una vez más no mi amor por favor
no grites que los niños duermen.(x2)
Voy a volverme como el fuego,
voy a quemar tus puños de acero
y del moraó de mis mejillas
saldra el valor pa' cobrarme las heridas.


ESTRIBILLO

Malo, malo malo eres,
no se daña a quién se quiere ¡no!
Tonto, tonto tonto eres,
no te pienses mejor que las mujeres.(x2)

El día es gris cuando tu estás
y el sol vuelve a salir cuando te vas,
y la penita de mi corazón
yo me la tengo que tragar con el fogón.
Mi carita de niña linda
se la ha ido envejeciendo en el silencio
cada vez que me dices ¡puta!
se hace tu cerebro más pequeño.

Una vez más no por favor
que estoy cansá y no puedo con el corazón,
una vez más no mi amor por favor
no grites que los niños duermen.(x2)
Voy a volverme como el fuego,
voy a quemar tus puños de acero
y del moraó de mis mejillas
saldrá el valor pa' cobrarme las heridas.

ESTRIBILLO

Malo, malo malo eres,
no se daña a quién se quiere ¡no!
Tonto, tonto tonto eres,
no te pienses mejor que las mujeres.(x2)

Voy a volverme como el fuego
voy a quemar tus puños de acero
y del moraó de mis mejillas
saldrá el valor pa' cobrarme las heridas.

ESTRIBILLO
Malo, malo malo eres,
no se daña a quién se quiere ¡no!
Tonto, tonto tonto eres,
no te pienses mejor que las mujeres.(x2)

Malo, malo malo eres
malo eres porque quieres
Malo, malo malo eres
no me chilles que me duele
Eres débil y eres malo
y no te pienses mejor que yo ni que nadie.
Y ahora yo me fumo un cigarrito,
y te hecho el humo en el corazoncito. Porque malo, malo malo eres ¡tú!
Malo, malo malo eres ¡si!
Malo, malo malo eres ¡siempre!
Malo, malo malo eres.

 

Andy y Lucas: Y en tu ventana 

es q ella no sabe lo que es el amor
solo sabe de golpes y de desolación.
en su cara refleja la pena y el dolor
y es que ella, ella ...

no conoce aquel hombre que un día la enamoro
duele mas el sufrimiento que cualquier maratón.
se refugia en su alma de cualquier chaparrón
y es que ella, ella...

 

y en tu cocina tan prisionera de tu casa
en la cocina donde los días pasaran como rutina
donde su siesta es la paz de tu armonía


y en tu ventana gritas al cielo pero lo dices callada
no vaya a ser que se despierte el que maltrata
cada sentido y cada gesto de tu alma.

lo que daría yo
por cambiar su temor por una estrella
donde sin golpes viviera ella sola
lo que daría yo
por parar su reloj en madrugada
pa que durmiera tranquila y sola.

de verse sola perdía en el infierno
con lo calentito que se esta allí en invierno
pero prefiere mil veces sus sueños
antes de verse sola en sus adentros.

 

Amaral:  “salir corriendo” 

Nadie puede guardar todo el agua del mar,
en un vaso de cristal.
¿Cuantas gotas tienes que dejar caer,
hasta ver la marea crecer?
¿Cuantas veces te ha hecho sonreír?
esta no es manera de vivir.
¿Cuantas lagrimas puedes guardar en tu vaso de cristal?

(estribillo)
Si tienes miedo, si estas sufriendo,
tienes que gritar salir y salir corriendo.

¿Cuantos golpes dan las olas, a lo de un día, en las rocas?
¿Cuantos peces tienes que pescar para hacer un desierto del fondo del mar?
¿Cuantas veces te ha hecho callar?
¿Cuanto crees que aguantaras?
¿Cuantas lagrimas puedes guardar, en tu vaso de cristal?

 

Conclusiones

En nuestro estudio por este problema hemos leído una frase que nos interesa mostrar aquí:

 

¡Cómo puede un hombre tener tanto poder

que ni siquiera reclama ternura!”

Ana Ajmatova, 1913

Con este trabajo, hemos podido sentir teóricamente el miedo que por infortunio penetra de una forma no tan abstracta en muchas mujeres de, nos atrevemos a decir, el mundo entero.

También sacamos, como conclusión, que este problema que antes era un grito en silencio, ahora se ve reforzado, se ve ayudado no solo por gente con el mismo problema y sus instituciones, sino por gente que podría pasar inadvertida, por lo  que deducimos que este problema no importa solo a la familia de la victima/agresor,  sino a toda la población.

arriba

monografías

portada