HISTORIA REGIONAL DE EUROPA.

 

 

 

TEMA 3:

LA UNIFICACIÓN ITALIANA,

DE 1815 A 1871.

 

 

 

 

ÍNDICE DEL TEMA.

 

                  1. Italia, del Congreso de Viena a la revolución de 1848.

                  2. La unificación italiana (1859-1871).

                  

 

 

 

 

1.

Italia,

 del Congreso de Viena a

la revolución de 1848.

 

 

      La península italiana aparecía fragmentada políticamente desde la caída del Imperio Romano, y a menudo había sido campo de batalla entre las distintas potencias europeas.

      La expansión de la revolución francesa y luego el dominio de Napoleón habían extendido las ideas de libertad, fraternidad, liberalismo, y también idea de pertenencia de todos los italianos a una misma nación. Napoleón había demostrado que las fronteras se podían modificar y, de hecho, había unido grandes extensiones de Italia bajo un mismo mando, despertando la ilusión de muchos.

      El Congreso de Viena confirma la tradicional división de Italia, otorga posesiones en el norte a Austria y engrandece al Reino de Piamonte-Cerdeña, futuro motor de la unificación.

      Pero la restauración del viejo orden será contestada desde varios sectores y cuestionada en las revoluciones liberales de 1820, 1830 y 1848 que se saldarán con fracasos. Es de destacar que el componente nacionalista tiene cada vez más peso y protagonismo, sobre todo a partir de 1848.

 

  

     I. Italia antes de la unificación.

     1. La Revolución Francesa e Italia.

      Con la expansión de la Revolución Francesa de 1789 Italia sufre una sacudida tremenda, los antiguos estados fruto del Antiguo Régimen van a ser suprimidos y sustituidos por otros que dependen de Francia y toman como modelo las instituciones de la Francia revolucionaria: la República Partenopea en Nápoles, la República Ligur en Génova, la República Cisalpina en el Norte... Al convertirse Francia en Imperio e intervenir Napoleón en la península italiana, las antiguas repúblicas se transforman en reinos: Reino de Italia, Reino de Nápoles dirigido por el general Murat, Reino del Piamonte... e incluso los Estados Pontificios son ocupados por Napoleón. Es el contacto con los franceses y las ideas de libertad y nación extendidas por éstos lo que va a llevar a una primera toma de conciencia y al surgimiento de los primeros movimientos nacionalistas en Italia; además, han visto como las fronteras tradicionales entre los distintos estados italianos pueden ser modificadas.

      2. La Italia del Congreso de Viena.

    Tras la derrota de Napoleón y la reunión del Congreso de Viena en 1815, Metternich, canciller austríaco, repone en sus tronos a los soberanos destronados por los franceses, y al emperador Francisco II de Austria se le otorga la posesión de Lombardía y Venecia.

    La división política de Italia.

    A continuación anilazaremos el mapa político de Italia salido del Congreso de Viena. En el Norte se ha creado el reino del Piamonte al que se ha engrandecido para que sirva de contención de Francia, de aquí partirá la unificación, a este reino se le otorga el territorio de la antigua República de Génova, lo que le da un gran poder y salida al Mediterráneo; el reino lombardo-véneto está en manos de Austria y protegido por un poderoso ejército, además esta zona es muy rica desde el punto de vista industrial. En el centro están los ducados de Parma, Módena y Toscana que son regidos por príncipes austríacos y, por tanto, aliados de Austria; están también los Estados Pontificios, un conglomerado de territorios regidos por el papado y que para su supervivencia pidieron ayuda a Austria, país católico, durante la revolución de 1830. En el Sur, por último está el extenso y atrasado reino de las Dos Sicilias, regido desde Nápoles por los Borbones que han sido restaurados en su trono en la figura de Fernando II. Como vemos la presencia austríaca y sus aliados es muy importante, esta potencia es el verdadero árbitro de todo lo que pasa en la península, y el verdadero obstáculo para lograr la unidad.

    Desde el punto de vista económico las divisiones y las diferencias son aún mayores, contrastando el norte industrializado con un sur atrasado y de base agraria.

     La instalación de regímenes absolutistas.

      Como es de suponer, tras el Congreso de Viena se imponen en toda Italia regímenes absolutistas. Estos regímenes se extienden de norte a sur sin excepción. Sólo en el reino del Piamonte-Cerdeña hay una orientación un poco más liberal y se permiten algunas libertades pero limitadas. Parecía que las ideas liberales y revolucionarias habían sido definitivamente barridas. Esto sólo era en apariencia, la oposición a todos estos principios no tardará en aparecer y en manifestarse de una forma violenta, tomando como principales componentes ideológicos el liberalismo y el nacionalismo que ha sido una fuerta ignorada en el Congreso de Viena.

      3. La primera oleada revolucionaria: 1820.

      En 1820 se generaliza en toda la Europa meridional un fuerte movimiento revolucionario que hace tambalearse al edificio de la Restauración. Son revoluciones con un alto componente liberal que imponen gobiernos liberales en España, Portugal... y que serán suprimidos por la intervención de las fuerzas de la Santa Alianza.

      En Italia se da también esta oleada revolucionaria. Los revolucionarios derriban el absolutismo de los Borbones en Nápoles, el Congreso de Laubach aprueba el envío de tropas austríacas para restablecer el poder absoluto de esta dinastía, el ejército austríaco derrota a los insurrectos y permanecerá en ese reino hasta 1827, aumentando la influencia y hegemonía que los éstos tenían en la Península. Pero la revolución no se circunscribe únicamente al sur, en el norte se produce una insurrección en el reino del Piamonte, su soberano abdica y actuará como regente Carlos Alberto, partidario de un cierto liberalismo. En el centro los levantamientos liberales deponen a los prícipes austríacos que gobiernan en Parma y Módena; estos movimientos serán duramente reprimidos y los gobernantes repuestos.

      Como conclusión diremos que en esta primera oleada ha predominado el componente liberal, y que el componente nacionalista es todavía minoritario.

      4. La revolución de 1830.

       Influidos por los acontecimientos parisinos, se desata en toda Europa una nueva marea revolucionaria. Es de destacar que la revolución tiene como promotores a las sociedades secretas conocidas como carbonarios. La revolución tiene importancia en algunas provincias de los Estados Pontificios (Las Marcas, Romaña y parte de Umbría) coincidiendo con la muerte de Pío VIII. El 26 de febrero de 1831 los representantes de las provincias pontificias sublevadas llegan a constituir una federación. Esta agitación se extiende también por los principados gobernados por archiduques austríacos (Parma, Módena y Toscana) que huyen de sus estados.

      Todas estas revoluciones son duramente reprimidas por la intervención del omnipresente ejército austríaco. Hemos de señalar que aunque el componente liberal sigue siendo predominante, el nacionalismo ha ganado mucha fuerza con respecto a 1820.

       5. La Revolución de 1848.

      Durante la década de los treinta el movimiento nacionalista italiano ha madurado mucho, las ideas de pertenecer a una nación común, el ansia de independencia y la creación de un estado único y soberano se han convertido en patrimonio de muchos italianos. Son muchos los grupos políticos, asociaciones secretas, congresos científicos... que tienen como objetivo principal la unificación de la península y la expulsión de los austríacos.  Se producen en esta etapa las primeras discusiones sobre cómo lograr la unidad y bajo qué régimen, en este sentido destacan las ideas de Mazzini, Gioberti, Massimo d´Azeglio, Cavour...

        La revolución en el Reino de Nápoles y Sicilia.

      La revolución se inició en Nápoles, donde fue duramente reprimida por las tropas borbónicas. El movimiento se extendió más tarde a Palermo y Fernando II, impotente, no tiene más remedió que aceptar una constitución. Es de destacar que los levantamientos sólo tienen un componente liberal.

     La revolución en los Estados Pontificios.

      En un principio el nuevo papa Pío IX, para dar una aire más progresista a su gobierno, se ha rodeado de algunos ministros laicos, pero esto no previene ni soluciona nada. Ante el levantamiento popular el papa huye, al huir el papa los revolucionarios proclaman la República Romana, los dirigentes más importantes son: Armellini, Saffi y el mismo Mazzini. El objetivo no es sólo acabar con el poder temporal del papa sino lograr la unidad de toda Italia, como vemos el ingrediente nacionalista tiene un peso determinante.

      La revolución en el norte: Lombardía y Piamonte.

      Los primeros levantamientos se producen en Milán, se trata de un motín antiaustríaco. Este movimiento se extiende al resto de las posesiones austríacas en Italia coincidiendo con estallidos revolucionarios en Viena, Budapest... que distraen la atención de los austríacos; se forman así poderes provisionales en Módena, Parma y Venecia. En Piamonte, para prevenir levantamientos, Carlos Alberto concede el Statuto fondamentale, una especie de constitución. Piamonte acudirá en ayuda de los milaneses declarando la guerra a Austria,incorporarse Lombardía y Venecia es un objetivo de Carlos Alberto y sus ministros como paso previo para una Italia unida bajo la corona piamontesa; pero sin apoyo francés y aislado, el ejército piamontés será derrotado por los austríacos. La renovación de la guerra al año siguiente se salda con otra derrota y la abdicación de Carlos Alberto en su hijo Víctor Manuel II, el rey que logrará la unidad de Italia.

 

      El fin de todas estas revoluciones viene de la mano de los austríacos que reponen el viejo orden en sus posesiones y en los estados que están bajo su influencia. En el sur los Borbones se hacen con el control de la situación y se vuelve al absolutismo. En el centro los franceses reponen al papa en su trono. Como vemos la revolución ha terminado en fracaso, pero ha enseñado a los italianos hasta donde pueden llegar, y les ha enseñado que para lograr la unidad es indispensable derrotar a los austríacos.